Uncategorized

Características de la pintura barroca

La tendencia en los diferentes tipos de pintura artística, es sucumbir al contexto histórico del momento y utilizar la pintura como un reflejo de éste, junto a una serie de características que marquen su personalidad, y lo diferencien de otras épocas. Esto pasa con la pintura barroca.

Las características de la pintura barroca se basan en reflejar la tendencia religiosa de los países católicos y el estilo burgues e intimista de los protestantes. Todo ello, bajo la búsqueda del realismo a través de la riqueza de los colores, y la destreza de los pintores, creando contrastes entre luces y sombras.

¿Quieres conocer más a fondo las características de la pintura barroca? ¡Acompáñanos en la lectura de este post, y descúbre la esencia de las pinturas de este gran periodo artístico!

Contexto histórico de la pintura barroca

La pintura barroca engloba todas aquellas obras pictóricas que se realizaron durante el siglo XVII y principios del siglo XVII, desde la Contrarreforma hasta la entrada del Neoclasicismo. Una época marcada por grandes cambios políticos, religiosos y culturales.

El Barroco tuvo su origen en Italia, y se expandería por Europa e Iberoamérica y, según el territorio, las manifestaciones artística expresarán diferentes intenciones. De esta forma, España o Flandes, de tendencia católica, sucumbieron a la influencia italiana y dotaron a su pintura con el peso de la religión, a través de obras deslumbrantes, que engancharan a los fieles con su complejidad.

En cambio, en los países protestantes, como Holanda, la pintura barroca se caracterizaba por un gusto burgués. Un arte más privado, donde abundaban los bodegones, paisajes o retratos, es decir, temas de la vida cotidiana.

Por su parte, otras regiones como Francia, encontrarán inspiraciones divisorias y aparecerán varias bandos, e incluso conseguirán dar lugar a nuevos estilos.

Notables diferencias entre territorios pero, aún así, existen características de la pintura barroca de carácter general, que destacamos a continuación.

Características generales de la pintura barroca

Una de las características de la pintura barroca más representativa es el excepcional dominio de la luz, jugando con la técnica del tenebrismo, que ocultaba parte del cuadro en las sobras, en un juego de fuertes luces y sombras.

Juego de luces que, ayudó en gran medida, junto a otro tipo de técnicas pictóricas, a conseguir el dominio de plasmar el volumen y la profundidad en los cuadros. El color y la iluminación ganarán protagonismo frente al dibujo, frente a la línea, de tal manera, que los contornos se difuminan.

¡La luz lo es todo! Adopta un papel tan protagonista que las formas quedarán subordinadas a ella, y se encargará de definir la atmósfera, el ambiente y matizar los colores del cuadro.

cuadros-barrocos

Judit decapitando a Holofernes – Artemisia Gentileschi, 1620.

Rompiendo con las características del arte renacentista, en la pintura barroca se abandona la simetría y la horizontalidad, y aparecen composiciones más complejas, donde destacan las diagonales, e impera el desorden de las figuras.

También, se comienza a representar momentos donde la acción está ocurriendo, es decir, aparece el movimiento. A diferencia del Renacentismo, donde habitualmente se acostumbraba a pintar lo que ocurría antes de un suceso. Y se dejará de lado la perfección de las formas, ante la búsqueda por captar el realismo, lo cotidiano.

En definitiva, aparecen la profundidad y el volumen, junto a colores ricos e intensos en composiciones mucho más complejas, donde aún predomina la temática religiosa, pero donde empieza a cobrar gran importancia la representación de la realidad.

Características de la pintura barroca italiana

Como ya hemos mencionado, la pintura barroca surgió en esta región. Su objetivo era romper con la tendencia imperante en el siglo pasado, es decir, el manierismo, basado en la representación de formas complicadas y poco naturales.

Las características de la pintura barroca italiana han de explicarse por su clara división en dos bandos. Por un lado, Caravaggio y sus seguidores, defendían la representación de lo natural, a través de representaciones de la vida cotidiana, de forma tétrica a través del tenebrismo.

barroco

Cena en Emaús – Caravaggio, 1601.

Por otro lado, están los pintores que defendía el clasicismo, y basaban sus pinturas en los patrones de la antigüedad clásica, con obras suaves, simples, sobrias, muy identificadas en las bóvedas y los techos de diferentes edificios.

pintura-barroca

La Aurora, techo del Casino de la Villa Ludovisi de Roma – Il Guercino, 1620.

Características de la pintura barroca española

El siglo XVII en España, más conocido como el Siglo de Oro, supuso una etapa excepcional para la literatura y el arte, donde coincidieron grandes genios, como Velázquez, uno de los máximos exponentes del barroco, u otros como José de Ribera, Murillo o Zurbarán.

Como consecuencia de las circunstancias de la región, y con la influencia del tenebrismo italiano, las características de la pintura barroca española se basarán en el predominio de una temática fuertemente religiosa y monárquica, acompañada del mayor realismo.

Para resaltar la magnificencia de la religión ante los fieles, se hacía uso de grandes lienzos, dotados de composiciones de gran complejidad, con mucho movimiento, con diversas acciones aconteciendo, junto a las características generales de la pintura barroca: el tenebrismo, la asimetría y la intensidad de los colores.

cuadros barrocos

Vieja friendo huevos – Diego Velázquez, 1618.

Características de la pintura barroca en los Países Bajos

En esta zona se pueden distinguir dos grandes figuras del Barroco. Por un lado, en los Países Bajos, Rembrant se corona como el mejor exponente, y predominará la pintura burguesa, basada en cuadros paisajísticos, retratos y representaciones de lo cotidiano.

Por otro lado, en Flandes, será Rubens el pintor más destacado del periodo, y la pintura se abordará de una forma más religiosa.

caracteristicas-pintura-barroca

La ronda de noche – Rembrandt, 1642.

Características de la pintura barroca en Francia

Las características de la pintura barroca francesa, al igual que la italiana, se basa en su división en dos escuelas. Por un lado, con la adopción del clasicismo, con pinturas sobrias, suaves y equilibradas, que más adelante daría lugar al inicio de un nuevo estilo, el Rococó.

Los recursos más comunes serán los retratos y temas de la mitología, y sus representaciones en el decorado de palacios. Y como máximo representante destaca Nicolas Poussin.

Por otro lado, encontramos aquellos pintores que defienden las representaciones naturalistas, a través de temas religiosos y de género, en cuadros planos y con una luz que envuelve la escena. Y cuyo máximo exponente es George La Tour, acérrimo seguidor de Caravaggio.

arte-barroco

Baile con la música del tiempo – Nicolas Poussin, 1638-1640.

¡Y hasta aquí nuestra aportación sobre las características de la pintura barroca! Pero permítenos hacerte una pregunta: ¿eres un apasionado de la Pintura? Por que, de ser así, te animamos a revisar todos los artículos que ofrecemos periódicamente en nuestro blog!

En Arte Dovale, queremos ser el refugio de los artistas, y servir de soporte para fomentar la creatividad. ¿Te unes a nuestra comunidad?

Deja un comentario

Item added to cart.
0 items - 0,00

ENVÍO GRATUITO A PARTIR DE 50€